Friday, October 13, 2017

POR EL DESARROLLO DE LAS FUERZAS PRODUCTIVAS


Impulsar la producción nacional con criterios de soberanía
Tribuna Popular.- En las propuestas programáticas que construyeron el Partido Comunista de Venezuela (PCV) y el Frente Nacional de Lucha de la Clase Trabajadora (FNLCT) para la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) –en la perspectiva de que la movilización consciente, organizada y combativa presione por su efectiva implementación–, se plantea la necesidad de «Asumir una estrategia de desarrollo de las fuerzas productivas en armonía con el ambiente y garantizando los derechos laborales, particularmente la salud y seguridad en el trabajo
De manera reiterada el PCV ha señalado críticamente la característica rentista e improductiva del capitalismo venezolano, así como la histórica ausencia de políticas de Estado que apunten a revertir esta situación, lo cual ha constituido el germen de la aguda crisis por la que está atravesando nuestro país.
El Partido del Gallo Rojo ha enfatizado que la economía de puertos que tiene Venezuela, en la que gran parte de los productos que se consumen son importados, es fundamental establecer una planificación que permita impulsar la producción nacional con criterios de soberanía y desarrollo de las fuerzas productivas.
En este contexto –particularmente hoy con el escenario de la recién instalada ANC y las grandes expectativas que tiene el pueblo para la solución de sus acuciantes dificultades de abastecimiento y de pérdida acelerada del poder adquisitivo–, el PCV insiste en el necesario impulso de un plan nacional de industrialización y desarrollo productivo.
Asimismo, los comunistas hacen hincapié en que se establezca una planificación central-participativa de la economía, transversalizada con un modelo de gestión múltiple y participativa, caracterizado por el ejercicio del control obrero y social sobre los procesos de producción, administración y distribución de bienes y servicios.
Políticas públicas
El capitalismo formó talento humano para garantizar la lógica de reproducción del capital, sin atención a las consecuencias de deterioro ambiental, por cuanto es la burguesía la que impone los modelos de educación de acuerdo a sus intereses de mantener las relaciones de producción capitalistas.
En el área de la agricultura, la burguesía impuso el uso intensivo de arados, altas dosis de fertilizantes y uso permanente de agrotóxicos. Más recientemente, se ha impuesto el uso de semillas transgénicas, biofertilizantes y controles biológicos de plagas y enfermedades, pero siempre garantizando la dependencia tecnológica y la reproducción del capital.
La producción de alimentos limpios de agrotóxicos, la conservación de los suelos y las aguas, la intensificación de la agricultura sin dependencia agroindustrial y la obtención de máximos rendimientos biológicos en forma natural, forman parte del desarrollo de las fuerzas productivas en armonía con el ambiente y con una perspectiva soberana.
Adicionalmente, debe visualizarse que se pueda trascender los límites del abastecimiento interno y apuntar en la dirección de colocar en el mercado para la exportación una línea de alimentos limpios, que aporte a las necesidades de salud de los pueblos.
Para ello, deben establecerse políticas públicas articuladas y coordinadas, que permitan, por ejemplo, el estímulo a los productores agrícolas cuyos sistemas de producción se acrediten en un registro nacional de unidades de producción de alta eficiencia energética, productividad sostenida y conservacionista de los bienes comunes de suelos y aguas; así como una transformación profunda de los diseños curriculares de las ciencias del agro y afines.
Propuestas concretas
Diversos sectores y organizaciones, así como estudiosos e investigadores, han presentado propuestas para el desarrollo productivo soberano, pero no han contado con la receptividad requerida por parte de las instancias decisoras del Gobierno nacional.
Entre estas propuestas, se encuentra la tecnología de Pastoreo Racional Voisin (PRV), que permite el fomento de pasturas y el manejo de la ganadería, sin uso de arado, sin aplicación de fertilizantes, ni de agrotóxicos; lo cual, además de otórgarle carácter agroecológico, reduce los costos de producción y elimina la dependencia de la agroindustria.
El PRV permite triplicar los rendimientos de carne y leche desde el primer año de su establecimiento, lo que significa que intensifica el proceso productivo, además de que se puede escalar espacialmente sin que ello comprometa su calidad, rendimientos y costos de producción.
II
El Partido Comunista de Venezuela (PCV) –y otras organizaciones del Frente Popular Antiimperialista y Antifascista (FPAA)–, ha sido claro al expresar que la correlación de fuerzas presente en la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) no genera suficientes garantías de que asumirá orientación política dirigida a superar revolucionariamente las características rentistas e improductivas del capitalismo venezolano.
Por ende, tampoco visualiza que la ANC impulsará «una estrategia de desarrollo de las fuerzas productivas en armonía con el ambiente y garantizando los derechos laborales, particularmente la salud y seguridad en el trabajo», a menos que sea presionada por la movilización consciente, organizada y combativa de la clase obrera y el pueblo trabajador.
Cuando el PCV plantea la urgencia de impulsar la producción nacional con criterios de soberanía, es para atender aspectos centrales en lo político y económico: el abastecimiento interno, el protagonismo del control obrero-popular, el fortalecimiento de la clase trabajadora y la generación de condiciones para romper la dependencia tecnológica y productiva.
Acumulación de fuerza
Cuando se ha propuesto que el Gobierno asuma la tecnología de Pastoreo Racional Voisin (PRV) como política pública de agricultura, es por la pertinencia de estimular en forma rápida y segura la producción de carne y leche, además de que su implementación a gran escala confronta intereses de las grandes trasnacionales agroindustriales, y a lo interno, empodera a los asalariados del campo, para disputarle a la burguesía agraria la supremacía que ejerce en la producción nacional.
La lucha contra el latifundio y los esfuerzos para acumular fuerza revolucionaria obrero-campesina y popular, se verán contrarrestados mientras la tecnología agrícola practicada tribute al capital.
El incipiente proceso de liberación nacional en Venezuela requiere de una lógica distinta para la formación de talento humano; la tecnología de PRV propicia un cambio completo de mentalidad, para que los asalariados cumplan su papel histórico, y que el desarrollo de las fuerzas productivas se enfrente a las actuales relaciones sociales de producción capitalistas.
III
En los albores de la humanidad, se mantenía una relación armónica con la naturaleza. El ser humano vivía de recursos extractivos, de la caza, de la pesca, la recolección de frutos y raíces. El aumento poblacional presionó que los recursos que comenzaban a escasear. Los humanos pasaron a buscar en otros sitios los recursos para su subsistencia; se tornaron nómadas, hasta que descubrió la captura de animales, su cría y domesticación; y que se podían cultivar los granos y vegetales, la agricultura.
La presión demográfica llevó a importantes avances tecnológicos, que permitieron la producción de alimentos para la población creciente. En 1731, en Inglaterra, Jehro Tull, desarrolla la primera máquina agrícola articulada; el primer paso para el gigantesco progreso que significaría la mecanización agrícola. Un siglo más tarde, en Alemania, Justus von Liebig descubre que la nutrición de las plantas puede hacerse a través de los fertilizantes sintéticos solubles. En la década de los años 30 del siglo XX, se descubren los insecticidas sintéticos.
Todo lo anterior produjo una extraordinaria modificación en el proceso agrícola al servicio del capital, con destrucción de la biodiversidad y el uso de agrotóxicos, fertilizantes sintéticos, hormonas, y organismos transgénicos, que comprometen la calidad biológica de los alimentos.
La naturaleza, está imbricada por una complejidad dinámica, compuesta por seres vegetales y animales, por macro, meso y microorganismos, integrados con el ambiente aéreo y terrestre, de donde emerge dialécticamente el permanente movimiento y equilibrio. Es por eso que para concebir un método de uso del suelo, hay que pensar en la integración animal/vegetal e identificar el carácter interdependiente de ambas producciones. Esto es la agroecología.
Experiencias a analizar
La tecnología de Pastoreo Racional Voisin (PRV), asumida como política pública, permitiría que los sectores ganaderos se confronten con las grandes corporaciones trasnacionales de la agroindustria que se basan en la venta de agrotóxicos y fertilizantes sintéticos, de uso generalizado en la agricultura en el marco de una relación capitalista dependiente y desventajosa para nuestro país.
Además, se reducirían costos de importación en divisas y se fomentaría una producción limpia de los alimentos; significando también que el tejido social organizado del campo, con influencia directa de las políticas del gobierno, tendrían éxito de producción y altas realizaciones económicas.
Estos dos planos no sólo acortan la fase de dependencia alimentaria y representan un significativo ahorro en divisas internacionales, sino que también se promueve la conservación de los bienes comunes estratégicos de suelos y aguas.
La tecnología PRV se puede escalar espacialmente sin que ello comprometa su calidad, rendimientos y costos de producción; con proyectos que se pueden iniciar con la vegetación natural existente y no requieren riego durante los largos períodos de verano.
Hay dos experiencias que sirven de referencia como unidades de producción, en El Curay (Barinas) y en Los Quediches (Lara); que apuntan al necesario desarrollo soberano de nuestro país.


No comments:

Post a Comment

TRIBUNA POPULAR PARA RESISTIR Y AVANZAR… ¡ADQUIÉRELA Y MOVILÍZATE!

Caracas, 12 oct. 2017, Tribuna Popular TP.-  Ya está circulando la nueva edición de  Tribuna Popular  (Nº 2.985), clarificando los lineam...