Sunday, November 26, 2017

FIDEL, EJEMPLO DE FIRMEZA Y COHERENCIA



NATALYA M. GARCÍA. Especial para Tribuna Popular
Analista política
Sólo quien «haya visto tan desamparada la patria y envilecida la justicia, puede hablar […] con palabras que sean sangre del corazón y entrañas de la verdad»; tal fue el caso de Fidel Castro Ruz, simplemente Fidel, líder de la Revolución Cubana y uno de los más distinguidos personajes del movimiento comunista internacional.
Nació el 13 de agosto de 1926, en el pequeño pueblo de Birán, al extremo oriental de Cuba. Miembro de una familia con una sólida posición económica, comprendió desde muy joven de qué lado de la historia debía estar, renunciando así a una vida de comodidades y riquezas. Durante su carrera universitaria formó parte de movimientos revolucionarios contra la dictadura dominicana de Trujillo, por la independencia de Puerto Rico, por la nacionalización del Canal de Panamá y por la unidad estudiantil latinoamericana.
Tras el golpe de Estado de Fulgencio Batista (1952), lideró el grupo de jóvenes que, decididos a acabar con la tiranía, emprendieron el asalto al Cuartel Moncada, en Santiago de Cuba, el 26 de julio de 1953. El asalto fracasó y la represión no se hizo esperar; muchos murieron y otros, como Fidel, fueron encarcelados. Sin embargo, este episodio de lucha fue determinante en el posterior desarrollo de la Revolución Cubana. Allí nacería y así obtendría su nombre el «Movimiento 26 de Julio».
En su defensa, como acusado y abogado a la vez, frente a sus acusadores esbozó la realidad cubana: «Lo inconcebible es que haya hombres que se acuesten con hambre mientras quede una pulgada de tierra sin sembrar; […] que hay niños que mueran sin asistencia médica, […] que el 30% de nuestros campesinos no sepan firmar; […] que la mayoría de las familias de nuestros campos estén viviendo en peores condiciones que los indios que encontró Colón a descubrir la tierra más hermosa que ojos humanos vieron»
Condenado a 15 años de prisión, la presión de masas logró su amnistía en 1955. Se exilió entonces en México, donde organizó el regreso a Cuba, en el entendido de que no existía otra salida que la revolución. «Si salgo, llego; si llego, entro; si entro, triunfo», tal era la confianza de Fidel en el futuro del pueblo cubano. Y así fue: el 1 de enero de 1959, a la cabeza del Ejército Rebelde, Fidel, con 32 años, cumplió su promesa e inició el proyecto que ya lleva casi 59 años.
Fidel empeñó grandes esfuerzos para consolidar el Estado, el Partido y las organizaciones de masa que aseguren libertad, democracia, tierra, industrialización, vivienda, empleo, educación, cultura, salud y felicidad para el pueblo.
Ni la invasión de Playa Girón (1961), ni los más de 600 intentos de asesinato a Fidel por la CIA, ni el sabotaje, las décadas de bloqueo económico y el asedio imperialista, han impedido que Cuba sea hoy el único país latinoamericano sin desnutrición infantil, el que muestra la esperanza de vida más alta de la región, y el que tiene la más alta tasa total de alfabetización.
El 25 de noviembre, hace un año, partió sin poderse reprochar «haber dejado principio por defender, verdad sin decir, ni crimen sin denunciar». Su ejemplo estará siempre presente en cada lucha por la liberación de las y los trabajadores de la ciudad y el campo, en la lucha por el socialismo en cada rincón del mundo. ¡Hasta la victoria siempre, Comandante!

Declaración del Buró Político de AKEL sobre la situación extremadamente inquietante que planea sobre la Cuestión Chipriota

Oficina de Prensa del C.C. de AKEL, 31 de mayo de 2018, Nicosia El Buró Político del C.C. de AKEL (Partido Progresista de los Traba...