Tuesday, August 7, 2018

Resolución del BP del PCPE: ¡Ninguna confianza en la socialdemocracia! ¡Por un país para la clase obrera!


Casi dos meses después de la moción de censura que convirtió a Pedro Sánchez en Presidente del Gobierno, el Buró Político del PCPE emite la siguiente resolución dirigida a la clase obrera y al pueblo trabajador. No existen razones para depositar ninguna esperanza en el nuevo gobierno de la socialdemocracia. A lo largo de la historia reciente de nuestro país, así como a lo largo de la historia del movimiento obrero, se ha comprobado que la socialdemocracia, diciendo representar a la mayoría trabajadora, actúa como la más eficaz salvaguarda de los intereses del capital monopolista. El reparto de migajas que proponen durante los períodos de crecimiento económico contrasta con los gigantescos beneficios que su gestión del capitalismo ofrece a las grandes empresas. El mismo partido que hoy vuelve a estar en el Gobierno fue quien, en los años 80 y 90, ejecutó las medidas que destruyeron buena parte del tejido industrial de nuestro país para integrar a España en los planes de la entonces Comunidad Económica Europea (hoy UE) para una nueva división internacional del trabajo que contempla a nuestro país casi exclusivamente como un destino turístico, con un sector industrial muy limitado y especializado y absolutamente dependiente del exterior en materia energética. A lo largo de los años, el PSOE ha llevado a cabo numerosas reformas laborales que han conducido a un empeoramiento de las condiciones de vida y trabajo de la clase obrera, que hoy goza de menos derechos laborales y sociales tras el desmantelamiento paulatino de las conquistas realizadas durante el siglo pasado, tras duras luchas y una fuerte represión contra el movimiento obrero y popular. Hoy, la negativa del nuevo Gobierno a derogar las reformas laborales de 2010 y 2012, pese a las posturas que decían mantener mientras estaban en la oposición, es una nueva muestra de la absoluta falta de voluntad de la socialdemocracia para abordar los problemas que sufre la mayoría trabajadora de nuestro país. Con el objetivo de sacar del foco de atención que sus políticas económicas y laborales van destinadas a sostener y garantizar el modelo capitalista de desarrollo, al igual que el resto de gobiernos españoles del pasado, los socialdemócratas pretenden diferenciarse de otras fuerzas políticas proponiendo y llevando a cabo reformas de carácter cosmético que no abordan ni alteran la situación de explotación que vive la mayoría de la población. Las evidentes limitaciones que ya demuestra el Gobierno Sánchez no vienen derivadas de su debilidad parlamentaria, sino de la propia esencia de la socialdemocracia, que únicamente aspira a dulcificar el capitalismo. Las diversas propuestas anunciadas por los diferentes ministros y ministras que han ido pasando por el Congreso durante las últimas semanas, demuestran que la principal aspiración del PSOE es aprovechar el ciclo económico para retocar algunas de las medidas antiobreras y antipopulares llevadas a cabo por Zapatero y Rajoy durante la fase más aguda de la crisis capitalista, pero manteniendo a la mayoría trabajadora, cuyo sacrificio fue el que permitió a los capitalistas salir de la crisis, en una situación relativamente peor que al comienzo de la misma. El movimiento obrero y popular, y muy especialmente el movimiento sindical, corre el serio riesgo de caer de nuevo en la trampa de confiar en la socialdemocracia. La inmediata desactivación de las principales movilizaciones que venían desarrollándose contra el anterior Gobierno son una preocupante muestra de que el reformismo sigue hegemonizando las cúpulas de las organizaciones sindicales y que la política del pacto social, que se ha traducido en un empeoramiento paulatino de las condiciones de vida y trabajo de nuestra clase, va a verse reforzada en el próximo período. La política de gestos que, en estos dos meses, ha llevado a cabo el Gobierno Sánchez no es más que una cortina de humo para ganar legitimidad tanto en España como en el extranjero. La decisión adoptada sobre el buque Aquarius, por ejemplo, choca con la inacción gubernamental ante el resto de casos, menos mediáticos pero igualmente terribles, que a diario tienen lugar en el Mediterráneo, frente a nuestras cosas y ante nuestras fronteras. Denunciamos que esta medida se adoptó con el único objetivo de presentar al nuevo Gobierno como un socio dispuesto a contentar al resto de potencias europeas, que se materializó pocos días después en la aceptación de un reforzamiento de las políticas migratorias de la UE, que voluntariamente ignoran la responsabilidad de las potencias de la UE en la agudización de la crisis migratoria, y el propio papel del anterior gobierno del PSOE en la desestabilización y saqueo del Norte de África mediante la intervención militar en Libia. Las medidas propuestas en materia sanitaria, recuperando la sanidad universal, o en materia educativa, proponiendo la supresión de los recortes de 2012, obedecen a una recuperación de las posibilidades de gasto público que es consecuencia de las medidas de choque ejecutadas tanto por Zapatero como por Rajoy, que cargaron sobre las espaldas de la mayoría obrera y popular de nuestro país la salida de la crisis capitalista. El PSOE pretende ganar apoyos entre la mayoría trabajadora mientras pretende hacernos olvidar que los recortes y el empeoramiento de nuestras condiciones de vida y trabajo obedece a un modelo de desarrollo del que son firmes defensores y promotores. Jamás la gestión socialdemócrata del capitalismo ha evitado la irrupción de las crisis, y jamás lo hará porque su gestión mantiene absolutamente inalterada la base económica capitalista. Tampoco podemos obviar que la privatización de la sanidad y de la educación en nuestro país fueron iniciados durante gobiernos del PSOE. No olvidamos que fueron gobiernos del PSOE quienes introdujeron los conciertos educativos y las fundaciones sanitarias, quienes promovieron y defendieron el modelo de Bolonia en la educación universitaria y quienes promueven un sistema educativo basado en ofrecer mano de obra barata a la patronal. Los distintos gobiernos del PSOE han sido firmes defensores de la pertenencia de España a la OTAN y partidarios de una cada vez mayor implicación en su estructura, no sólo contraviniendo los términos del referéndum de 1986, sino ampliando la participación en operaciones militares imperialistas en el Mediterráneo, Oriente Medio, África y el Índico. El PSOE ha demostrado sobradamente su interés por colocar a España en el grupo de cabecera de las potencias imperialistas, como se demostró cuando, tras la retirada de las tropas de Irak en 2004, asumió un rol dirigente en los ataques contra Libia. El PSOE es enemigo de la paz y busca, como el resto de gobiernos capitalistas, favorecer la posición relativa de los monopolios españoles en el extranjero. No cabe ninguna confianza en la socialdemocracia porque la socialdemocracia, y quienes pactan con ella, aspiran a sostener y perfeccionar el modelo capitalista. El movimiento obrero y popular debe ser consciente de que los cambios de gobierno capitalista no suponen ninguna garantía para la solución de sus problemas cotidianos, que la esclavitud asalariada continuará en tanto continúe el capitalismo y que cualquier medida adoptada hoy para retirar las medidas más antiobreras de los últimos años será revertida en cuanto sea contraria a los intereses de los capitalistas. El movimiento obrero y popular no puede bajar sus banderas de lucha ante este nuevo Gobierno capitalista, no puede asumir como buena la teoría del “mal menor” que subordina permanentemente los intereses de la mayoría trabajadora a los de otras clases. Durante el próximo período nuestro Partido se centrará en explicar en los centros de trabajo, en los centros de estudio, en los sindicatos y en las calles y plazas de nuestro país, la experiencia acumulada durante décadas de lucha por el Movimiento Comunista Internacional, las lecciones que hemos aprendido sobre el papel de la socialdemocracia española y del resto del mundo, para evitar que nuestra clase y nuestro pueblo se vean atrapados en falsos dilemas que únicamente ayudarán al objetivo de mantener la explotación yla precariedad. El PCPE llama al conjunto del movimiento obrero y popular, especialmente al movimiento sindical, a recuperar la iniciativa en los centros de trabajo y estudio, a organizar la ofensiva por la conquista de nuevos derechos, a desarrollar una posición de lucha independiente de las fuerzas reformistas y burguesas y a levantar su propio programa de lucha que tenga como objetivo la superación revolucionaria del capitalismo en nuestro país. Los y las comunistas del PCPE tenemos como objetivo construir un país para la clase obrera. Un país en el que los intereses de la mayoría trabajadora sean los que rijan y determinen toda la vida económica, política y social de nuestro país. Con ningún gobierno capitalista alcanzaremos este objetivo, por ello nuestras prioridades políticas y organizativas se mantienen inalteradas independientemente del color del gobierno de turno, desarrollando en todos los aspectos la posición política e ideológica independiente de la clase obrera, basada en sus propios intereses y no en los de ninguna otra clase social. Llamamos por tanto a la clase obrera y al pueblo trabajador de nuestro país a continuar la lucha a todos los niveles por una serie de objetivos inmediatos que sirvan para aglutinar fuerzas en la perspectiva del derrocamiento del capitalismo español y de sus gobiernos: Derogación inmediata de las reformas laborales de 2010 y 2012. Fin de las dobles escalas salariales a todos los niveles y eliminación de los contratos formativos. Derogación inmediata de la reforma de las pensiones Decuperación de la gratuidad en todos los niveles educativos y eliminación de los conciertos. Recuperación del sistema sanitario público único, gratuito y universal Recuperación de la soberanía energética Retirada de las tropas españolas en misión imperialista en el extranjero Retirada unilateral de la OTAN y de la UE Desmantelamiento de las bases militares extranjeras en nuestro territorio. Madrid, 27 de julio de 2018 Buró Político del CC del PCPE

Resolución del BP del PCPE: ¡Ninguna confianza en la socialdemocracia! ¡Por un país para la clase obrera!

Casi dos meses después de la moción de censura que convirtió a Pedro Sánchez en Presidente del Gobierno, el Buró Político del PCPE emite ...