Monday, February 25, 2019

Venezuela. Las mentiras del presidente Iván Duque y los planes de intervención militar.


Con inaudito cinismo el presidente Iván Duque Márquez, en la  noche del 23 de febrero, desde  la ciudad de Cúcuta, descaradamente afirmó que el objetivo de ingresar la “ayuda humanitaria” no se había logrado por el uso violento de la Guardia y Policía Nacional bolivariana, que había impedido el ingreso de dicha ayuda y lejos de admitir la derrota  descaradamente afirmaba, que el objetivo se había logrado y era exitoso porque demostraba que el dictador Maduro se oponía a la ayuda humanitaria para su pueblo.  Duque quería sembrar la matriz de opinión que habían tenido éxito, y fue exactamente lo sucedido y los medios hegemónicos cómplices del plan intervencionista, atacaban a Maduro por impedir el ingreso de la supuesta “ayuda humanitaria”.

Los hechos han desmentido totalmente al pinocho mandatario colombiano, no fueron las fuerzas militares venezolanas las que generaron la violencia, los videos y pruebas fotográfica de lo sucedido en el puente Francisco de Paula Santander, así lo demuestran: primero no lograron penetrar en territorio venezolano, la violencia la desarrollaron desde territorio colombiano guarimberos venezolanos y paramilitares cucuteños pagados por Guiadó con total respaldo del Gobierno de Colombia, Gobierno que con tal  conducta está violando el derecho internacional y  la carta de las Naciones Unidas.

La derrota de Estados Unidos y Juan Guaidó con lo sucedido este pasado 23 de febrero en la frontera colombo-venezolana,  para Mike Pence, Marco Rubio, Elliot Abrams y  Mike Pompeo,  era prevista y conscientes que este fracaso estaba dentro de los cálculos del plan intervencionista, pero  cumplían milimétricamente   las acciones desestabilizadoras  que han venido desarrollando desde hace algunos años contra Venezuela, apoyados con  la campaña mediática de los medios hegemónicos y las redes sociales al servicio del imperio,  que les permitirá presentar  este lunes 25 de febrero en Bogotá, lo sucedido con la ayuda humanitaria, en la reunión convocada por  el Secretario de la OEA Luis Almagro  del  ilegal Grupo de Lima.

El escenario de Bogotá es propicio para la reunión del ilegitimo  Grupo de Lima, los representantes de los 11 países disidentes de la OEA y conjurados contra Venezuela,  violando la propia carta de la Organización de Estados Americanos y de las Naciones Unidas,  que expresa claramente que ningún Estado miembro puede inmiscuirse en los asuntos internos de otro Estado miembro, pero el plan de la intervención militar debe continuar y crear las condiciones para justificarla para eso  Almagro reúne el Grupo de Lima, cuya subordinación a Washington es conocida

La anunciada presencia del vicepresidente de Estado Unidos Mike Pence quien presidirá la reunión y quien dará las ordenes y presiones necesarias, para iniciar una campaña diplomática y política hacia los países que dentro de la OEA dignamente se oponen a la intervención militar y de aplicar la Carta Democrática a Venezuela, es el objetivo principal de este conclave bogotano.  Desde el 2014 han venido intentando dentro de la OEA lograr la aprobación de dicha Carta contra Venezuela pero han fracasado lo países del Caribe, Bolivia, Nicaragua, Uruguay y en este año México se han opuesto.   De lograr su objetivo, le permitirá a Estados Unidos con el manto de la OEA conformar una fuerza interamericana y usarla para procurar el derrocamiento del gobierno venezolano, pero corren el riego de regionalizar el conflicto y Colombia precisamente pudiera ser uno de los territorios dónde una chispa prendería la pradera.

La conspiración de Bogotá contará con una prensa oligárquica, cuya antipatía hacia Venezuela es histórica dada sus raíces santanderista, la que se hizo más furibunda, luego del triunfo de la Revolución Bolivariana y será una aliada de esto perversos planes gringos para levantar una fuerte campaña mediática.
 
Lo que resulta contradictorio, es las inconsistencia en el libreto de la “ayuda humanitaria”, la Cruz Roja Internacional y la Cruz Roja Colombiana, no participaron en el show de Cúcuta, alegando que eso no era ayuda humanitaria, porque no tenía la autorización del gobierno legítimo de Venezuela y que este era una acción de carácter político y que ellos no se prestaban a tal acción. La Unión Europea ha ofrecido ayuda humanitaria al gobierno del presidente Maduro, el que declaró públicamente que la recibiría con todas las garantías y agradecimientos.  El gobierno ruso hizo una donación de 300 toneladas de alimentos y 7,5 toneladas de medicinas.  

No es como dice el señor  Guaidó y sus aliados, que el “dictador” Maduro  no le importa que su pueblo pase hambre y que carezca de medicina, sí al  gobierno de Estado Unidos le interesara y estuviera preocupado por el problema alimenticio y de medicamentos del pueblo venezolano, todo se solucionaría  fácilmente devolviéndole todo el dinero que le han robado al Estado y  pueblo venezolano calculado en 35, 000 mil millones y levantaran todas las sanciones y bloqueos y abrieran sus puertas para que Venezuela compre alimentos y medicinas en Estados Unidos o donde lo decida libremente el  gobierno de Maduro. Claro nada de estas informaciones la publican los medios hegemónicos latinoamericanos y estadounidenses.

Al contrario por ejemplo, el diario Clarín de Buenos Aires y principales medios de capitales latinoamericanas y algunas europeas, mostraron en su primera página un inmenso puente de tres vías con dos grandes conteiners y un acoplado cruzados en la vía que impide el paso y explican que ese puente había sido bloqueado por el gobierno de Maduro quien el 6 de febrero del año en curso ordenó atravesar esos artefactos para impedir la llegada de la ayuda humanitaria.

Así lo reprodujeron los medios, cuando se enteraron que en uno de los extremos del puente llamado las Tienditas se levantarían el escenario del concierto donde se presentarían los famosos cantantes de Miami apoyando a Guaidó y la política intervencionista del gobierno de Estados Unidos contra Venezuela. La falsedad de esta noticia, es que este puente tiene su uso bloqueado desde que terminó su construcción en el año 2016.  Nunca fue inaugurado, lleva tres años en esas mismas condiciones como lo publicaron dichos medios y no el 6 de febrero del 2019 por orden de Maduro, mienten miserablemente.

En todos estos aciagos días, montando el show de Cúcuta, ocuparon las atenciones del señor presidente Iván Duque a los supuestos “graves problemas del gobierno de Venezuela”, mientras 5 municipios del departamento colombiano del Chocó, estaban siendo víctima de una grave inundación del rio San Juan y cuya población pide ayuda humanitaria, pero el apoyo a este pueblo colombiano no estaba dentro de las prioridades del inquilino del Palacio de Nariño. Él tenía que cumplir con la orden del señor vicepresidente gringo Mike Pence de montar la provocación en Cúcuta.  ¿Será que el pueblo colombiano y el Congreso Nacional, no le pedirán cuenta al Ejecutivo de la Nación por este despreciable abandono de su pueblo?  

La opinión pública latinoamericana debe estar muy alerta y denunciar los desmanes de esta demencial aventura del gobierno de Donald Trump, cuyo discurso en Miami, Florida en días recientes, anunciando el fin del socialismo y amenazando a Venezuela, Cuba y Nicaragua no debe quedar en saco roto. Hay que exigirle a los gobernantes de estos países del Grupo de Lima, que cumplan con el acuerdo de la II Cumbre de la CELAC celebrada en La Habana   que declara a América Latina y el Caribe como zona de paz. Basta de prestarse a la política neocolonialista imperial de Estados Unidos, y ponerle un detente a los halcones de la guerra que hoy se cobijan en la Casa Blanca. 

Gráfica.- Iván Duque en su segundo día de Gobierno desde Tibú, Norte de Santander. Foto: Colprensa

(*) Periodista, politólogo y analista internacional.
La Habana 24 de febrero del 2019.

No comments:

Post a Comment

100 AÑOS DE «LA TERCERA»: LA INTERNACIONAL COMUNISTA, UNA REALIDAD CON SENTIDO

Por Jose Luis Martín Ramos   |   www. mundoobrero .es  El 2 de marzo de 1919 se iniciaron en Moscú las sesiones de la conferencia obr...